Pular navegação
EnglishEspañolPortuguês

Cabieses, B. Potencial uso de TICs para la equidad en la región de Latinoamérica en desastres naturales

Cabieses, B. Potencial uso de TICs para la equidad en la región de Latinoamérica en desastres naturales

Contexto internacional

En su quinta reunión celebrada en Copenhague en noviembre de 2008, el Grupo consultivo mundial para desastres naturales GFDRR (Global Facility for Disaster Reduction and Recovery) pidió a la secretaría que se centrasen en un grupo selecto de países prioritarios para lograr mayor impacto en el control de los graves efectos en países que enfrentan con mayor frecuencia desastres naturales de diverso tipo. Una parte de este evento fue referido a la reducción del riesgo de desastres en la priorización de las operaciones en 20 países clave (entre ellos, Haití y Panamá). Los países fueron seleccionados debido a su alta vulnerabilidad a los peligros naturales y la baja capacidad de recuperación económica para hacer frente a los impactos de desastres como el cambio climático. Dos tercios de los países considerados son de mediano y bajo ingreso y doce son países pobres muy endeudados. Los 20 principales países han recibido el 80% de los fondos disponibles en los últimos 4 años, mientras que el 20% restante se puso a disposición de subvenciones de alto impacto, flexibles e innovadoras, tales como los que catalizan el aumento de los programas de inversión y la integración de la reducción del riesgo de desastres y adaptación al cambio climático.

 

Un conjunto de prioridades que surgieron de este programa de reducción del riesgo soportado durante los próximos tres a cinco años fueron las siguientes (2009-2014):

a)       El conocimiento, asesoramiento y desarrollo de capacidades en todos los niveles

b)       La intensificación de apoyo para la incorporación sectorial

c)       La coordinación de la gestión del riesgo de desastres y el cambio climático en las agendas políticas

d)       La evaluación adecuada y sistemática de los riesgos globales

e)       Los modelos de mejor financiación del riesgo para paliar las pérdidas económicas macro y micro de los activos debido a desastres

f)        Mejora de la participación de la sociedad civil y los actores de la comunidad en la construcción de la resiliencia a nivel local para garantizar un proceso ascendente de incorporación de las prioridades de reducción de riesgos

g)       Fortalecer alianzas estratégicas con otros actores del desarrollo, incluidos los bancos regionales, los donantes bilaterales, el sistema de las Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales y la sociedad civil

 

La búsqueda amplia realizada


Como punto de partida para explorar la existencia del uso de TICs en la región de Latinoamérica y el Caribe en desastres naturales en general, se llevó a cabo una búsqueda rápida en Google en octubre del 2013, con los términos de: ("prevención de desastres naturales " Y "América Latina y Caribe"). La búsqueda se realizó en inglés y español. Para esta búsqueda, se consideró que la consideración de “prevención” como término clave podría servir para prevención primaria (antes de ocurrido un desastre) como secundaria (luego de que ya ocurrió para aminorar sus consecuencias y los efectos de un segundo evento natural de similar envergadura). Esta página web registró un total de 11.300 posibles enlaces relacionados y finalmente seleccionó de manera interna y espontánea solamente 22 relevantes. Los 22 enlaces fueron revisados ​​y varios duplicados de la misma información que se encontraron. Después de la revisión exhaustiva de todos los enlaces, 4 enlaces únicos relevantes se quedaron para la revisión y el análisis de texto completo. Análisis rápido temático se llevó a cabo, con especial atención en información en América Latina y la vulnerabilidad a los desastres naturales. Siempre que fue posible, se prestó especial atención al papel de las TICs en la promoción de la prevención de desastres naturales.

Lo que entregó la búsqueda: tres países propensos a desastres naturales y el desafío de una mayor visibilidad de las TICs en este tema en la región


Tal como se describe en los tres casos reales a continuación y debido a sus condiciones geográficas, la región de América Latina y el Caribe (LAC) es propensa a los fenómenos naturales de intensidad grave. Pero el gran coste humano y económico asociado a estos eventos naturales es principalmente el resultado de extrema vulnerabilidad. Esta vulnerabilidad se debe a las características del desarrollo socioeconómico de la región, así como las políticas inadecuadas de gestión de riesgos.


Llama la atención, a partir de los resultados de este ejercicio exploratorio de búsqueda ampliada, la escasa consideración explícita de las TIC en desastres naturales. Las TICs tienen el potencial de convertirse en motores y puentes al interior y entre los países y expertos, para el desarrollo de la tecnología y la colaboración global en este tema. Hay una oportunidad para las TIC para promover los desastres naturales en ALC si están plenamente reconocidos y más cohesiva incluidos en las múltiples estrategias que se llevan a cabo hoy en día para proteger a las poblaciones vulnerables de esta región. No obstante, este desarrollo es hasta ahora sub-óptimo. Algunas preguntas pendientes de resolver son ¿Por qué las TICs no han alcanzado un fuerte posicionamiento en la prevención y manejo de desastres naturales en la región? ¿Qué información científica, económica, política y social civil hace falta para su desarrollo? ¿De qué forma las TICs pueden hacer de puentes de colaboración y ejes de la innovación en Latinoamérica para el enfrentamiento oportuno de este grave y recurrente problema de salud pública de la región?


Casos de países propensos a desastres naturales en la región de Latinoamérica (éstos se podrían desplegar por separado en la Web con una foto de cada país)


HAITÍ


Haití se ubica como uno de los países con mayor exposición a riesgos múltiples. Haití se encuentra en el centro de la Cuenca del Caribe y tiene el quinto mayor riesgo de mortalidad a dos o más peligros. Con el 96% de su población viviendo en situación de riesgo, Haití tiene la calificación de vulnerabilidad más alta en términos de ciclones entre los pequeños estados insulares de la región (12,9 en una escala de 13). Los efectos de los ciclones incluyen daños por el viento, las inundaciones, la tierra / deslizamientos de tierra y las mareas costeras. Las pérdidas económicas de los eventos naturales adversos están aumentando en Haití en las últimas décadas. Las implicaciones del cambio climático en la intensidad y frecuencia de eventos naturales adversos subraya la importancia de un enfoque proactivo para la reducción del riesgo de desastres (RRD).


Las razones detrás de grave vulnerabilidad de Haití a los desastres naturales son, al menos, las siguientes:

a)       En un ciclón activo, Haití está expuesto a fenómenos naturales adversos frecuentes. Debido a su alto nivel de vulnerabilidad física, ambiental, socio- económica y política, Haití sufre de un umbral muy bajo de desastres naturales.

b)       Haití sufre de una severa degradación ambiental, como lo demuestra sólo el 2 % de cobertura forestal y la degradación general de las cuencas hidrográficas del país.

c)       Estas presiones, agravadas por la topografía montañosa de Haití, el cambio de entorno climático y el movimiento de los pequeños propietarios de títulos de propiedad de tierras altas cada vez más frágiles, han dado lugar a una gran deforestación, erosión acelerada, ha agotado la fertilidad, ha afectado la retención de agua y la sedimentación generalizada de las vías fluviales.

d)       Con el 77% de la población haitiana viviendo con menos de $US2 dólares al día y el 52% viviendo con menos de $US1 al día, la pobreza extrema representa una vulnerabilidad social significativa.

e)       Además, Haití sufre de problemas de gobernanza importantes que aumentan aún más su vulnerabilidad a los desastres.


El Sistema de Gestión de Riesgo de Desastres Nacionales (NDRMS) en Haití fue firmado y entró en vigencia en 2001 por 10 ministros de líneas principales y el Presidente de la Cruz Roja de Haití. Si bien los esfuerzos para fortalecer aún más los NDRMS continúan, hay una mayor necesidad de centrarse en la protección de las inversiones, así como los medios de subsistencia con el fin de la transición definitiva desde una " vida en peligro ' a ' estar con enfoque de riesgo". A pesar de múltiples esfuerzos, los logros del desarrollo logrados con tanto esfuerzo de Haití son a menudo amenazados por fenómenos naturales adversos y queda mucho por fortalecer para la prevención y control de los profundos y duraderos efectos negativos de los desastres naturales en esta región.


Para mayor información ver The World Bank. (2009). Disaster Risk Management Programs for Priority Countries. Global Facility for Disaster Reduction and Recovery, GFDrr]. Link to the reference http://www.unisdr.org/files/14757_6thCGDRMProgramsforPriorityCountrie.pdf


PANAMÁ


Panamá en el lugar 14 entre los países más expuestos a múltiples peligros basados ​​en la superficie terrestre, según un estudio Hotspot Desastres Naturales del Banco Mundial. Panamá tiene 4,4% de su área total expuesta y el 2,9% de su población total vive vulnerable a un máximo de tres peligros. El mismo estudio sitúa Panamá 35 entre los países con el mayor porcentaje de la población total estimada en un "riesgo relativamente alta tasa de mortalidad por múltiples peligros". Panamá se caracteriza por lluvias muy intensas y de larga duración, tormentas, inundaciones, sequías, incendios forestales, terremotos, deslizamientos de tierra, ciclones tropicales, tsunamis y los episodios de El Niño- La Niña. El país se encuentra en un segmento de la placa tectónica del Caribe, a saber, el Cinturón Deformado Panamá. Los terremotos han seguido la huelga Panamá. El incidente más reciente ocurrió en 2003, de una magnitud de 6,0. Vulcanismo y tsunamis también están presentes en Panamá con una cadena volcánica que se extiende desde la frontera con Costa Rica hacia el este, dividiendo el país en dos cuencas principales norte-sur (Caribe y Pacífico).


Las razones detrás de grave vulnerabilidad de Panamá a los desastres naturales son, al menos, las siguientes:

a)       Los modelos globales de cambio climático predicen que Panamá será sometido a varios cambios climáticos como el aumento de las temperaturas, las sequía , el aumento de la intensidad de las lluvias y las tormentas y el aumento del nivel del mar.

b)       Como es el caso en la mayoría de países centroamericanos, las ciudades de Panamá han crecido de manera constante y se han aumentado con ello la vulnerabilidad debido a la mayor concentración de la población, la infraestructura débilmente preparada y la producción de bienes y servicios. Mientras tanto, la aplicación de los parámetros resistentes a los terremotos en los edificios nuevos y las torres es incierto, a pesar de las medidas esenciales para reducir el riesgo de desastres en Panamá.

c)       Panamá adoptó las recomendaciones y acciones prioritarias del "Marco de acción de Hyogo para 2005-2015: Aumento de la resiliencia de las naciones y las comunidades ante los desastres" como parte de los esfuerzos del Gobierno de Panamá para mejorar su capacidad de gestión de desastres. Sin embargo, Panamá se enfrenta con el desafío de fortalecer sus capacidades institucionales existentes para la gestión de desastres bajo las políticas de descentralización de la autoridad y los recursos de acuerdo con las mejores prácticas recomendadas en el Marco de Hyogo.


A la luz de un importante crecimiento económico, el Gobierno de Panamá debe ser proactivo para garantizar que el país reduce su exposición a largo plazo a los peligros. La integración de la gestión del riesgo de desastres es esencial en actividades tales como la expansión del Canal de Panamá y las grandes inversiones en infraestructura en los edificios, el desarrollo urbano y las carreteras. En 2000, el Canal de Panamá y su grupo de actividades operacionales y económicos relacionados contribuyeron aproximadamente EE.UU. $ 2000 millones a la economía panameña, alrededor del 21 % de su PIB. En 2004, el Canal de Panamá generó contribuciones directas e indirectas, por un total de 25 % de los ingresos recibidos por el Tesoro nacional. Se requiere una atención especial en Panamá para proteger estos activos mediante la reducción de la mayor vulnerabilidad del país.


Para mayor información ver The World Bank. (2009). Disaster Risk Management Programs for Priority Countries. Global Facility for Disaster Reduction and Recovery, GFDrr]. Link to the reference http://www.unisdr.org/files/14757_6thCGDRMProgramsforPriorityCountrie.pdf


GUATEMALA


La llamada Evaluación de Seguridad Alimentaria de Emergencia, una encuesta nacional, se llevó a cabo entre el 27 de febrero y 7 de marzo de 2011 para evaluar el impacto causado por Agatha, una tormenta tropical que se transformó en un huracán que azotó a Guatemala en mayo de 2010. Agatha afectó al menos 856.000 residentes que viven en las partes oeste y sur del país, arruinando las cosechas y haciendo subir los precios de los bienes básicos de consumo. Cincuenta y uno por ciento de los agricultores en el sur y el oeste del país perdió el 50% o más de sus cultivos debido a la tormenta, y el 90 % de los agricultores reportaron algún daño a los cultivos.


"Estas catástrofes son el preludio de una situación de hambruna grave", dijo Ricardo Zepeda, coordinador del Instituto de Estudios Agrarios y Rurales (IDEAR), una ONG que lleva a cabo la investigación para ayudar a los pequeños agricultores. IDEAR observó los precios de alimentos básicos como el maíz, los frijoles y las verduras subieron fuertemente después de la tormenta azotó el país. "Esto hace que sea imposible para la población para equilibrar su situación financiera en medio de una situación de emergencia, especialmente en las altas mesetas del país", dijo Zepeda.


Las familias que ganan menos de $4,000 quetzales (US$510) al mes sufrieron el golpe más duro, ya que se han visto obligados a comprar menos alimentos, de acuerdo con IDEAR. Las familias que ganan salario mínimo, que fluctúa entre $ 800 y $ 2.000 quetzales (US$ 102 dólares y US$255 dólares) mensuales, no pueden satisfacer sus necesidades nutricionales, ya que no tienen suficiente dinero para comprar los alimentos necesarios. El gobierno estima que cerca de cuatro millones de guatemaltecos - en esta nación de 14 millones de dólares - no puede cubrir la canasta básica de alimentos.


Estimaciones IDEAR pérdidas por lluvias de 2009 superaron $ 2000 millones de quetzales (aproximadamente US$255.000.000) , lo que equivale a casi el 1% del producto interno bruto del país. Las cifras son aún más preocupante teniendo en cuenta el 50 % de los niños menores de 5 años en Guatemala sufren de desnutrición crónica, según el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas. "No tengo ninguna duda de que los desastres naturales, con su intensidad y frecuencia, no sólo se han incrementado, pero voy a seguir aumentando en los próximos 20 a 30 años", Pedro Medrano, director regional para América Latina del Programa Mundial de Alimentos, dijo durante una discurso en marzo. "Si ya tenemos una región con altos niveles de inseguridad alimentaria - 50 millones de personas o más se ven afectados - una de las consecuencias que va a tener un gran número de niños con desnutrición crónica. No tengo ninguna duda de que [clima] acontecimientos tendrán un efecto más fuerte en estos grupos de personas. "Aún queda mucho por hacer”.


Para mayor información ver Infosur hoy. (2011). Web Page. Link to the reference: http://infosurhoy.com/en_GB/articles/saii/features/society/2011/06/09/feature-01